Santa Cruz de La Palma

‘El pintor de batallas’ enfrenta en el Circo de Marte a dos grandes de la escena en una adaptación de la novela de Pérez-Reverte

Jordi Rebellón y Alberto Jiménez protagonizan este viernes un duelo escénico de altura.

Dos grandes actores de la escena española, Jordi Rebellón y Alberto Jiménez, protagonizan este viernes (20:30 horas) en el Teatro Circo de Marte de Santa Cruz de La Palma un duelo escénico de altura, con la puesta en escena de El pintor de batallas, un espectáculo basado en la novela homónima de Arturo Pérez-Reverte. Las entradas ya están a la venta al precio de 15 y 12 euros.

La función, incluida dentro del programa estatal Platea y recomendado por la Red de Teatros y Auditorios, obtuvo este año cuatro candidaturas a los premios Max, incluyendo mejor espectáculo de teatro y mejor actor protagonista (Alberto Jiménez). Para la concejal de Cultura de Santa Cruz de La Palma, Virginia Espinosa, la presentación en la isla de El pintor de batallas supone “uno de los acontecimientos teatrales de la temporada”, e invita “a no dejar pasar la oportunidad de disfrutar de un gran espectáculo”. 

Arturo Pérez-Reverte ha cedido por primera vez para el teatro los derechos de una de sus novelas, en esta adaptación hecha por el dramaturgo y también director Antonio Álamo. El espectáculo enfrenta en el escenario a dos espléndidos intérpretes: Jordi Rebellón (popularmente conocido por su papel del doctor Vilches en la serie Hospital Central¸ entre otros muchos trabajos para televisión y cine) y Alberto Jiménez (con una larguísima carrera teatral, además de participar en películas como El bola o Mar Adentro y en series como Amar en tiempos revueltos), que realizan un impecable y brillante trabajo gracias a los dos personajes de la novela.

El pintor de batallas nos presenta a un fotógrafo de guerra, Faulques, que tras treinta años de profesión trabaja en una pintura al fresco con la que pretende desplegar las reglas implacables que sostienen la guerra como espejo de la vida. Es una batalla de batallas, edificada sobre sus propios recuerdos. Proveniente de ese pasado, Faulques recibe la visita de un desconocido cuyo rostro, sin embargo, ha visto miles de veces. Es el rostro de la derrota: Ivo Markovic, un croata al que disparó con su cámara en Vukovar durante la Guerra Croata de Independencia y con el que obtuvo un prestigioso premio de fotografía. Ha venido a matarle. Pero antes necesita que comprenda ciertas cosas. También Faulques necesita algunas respuestas y por eso no huirá ni intentará defenderse… Por el momento.

Deje un comentario

Su e-mail no será publicado.

*

*

*