El SUC te explica cómo minimizar riesgos y ayudar en accidente de tráfico

Una correcta y rápida actuación por parte de las personas que son testigos de un accidente de tráfico es vital para lograr una eficaz intervención de los servicios de emergencia, especialmente del sanitario, minimizar los daños sufridos y aumentar la supervivencia de los heridos. Por ello, el Servicio de Urgencias Canario (SUC), dependiente de la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, recuerda las pautas que deben seguir los primeros intervinientes para prestar la mejor actuación posible.

 

Cuando presenciamos un accidente de tráfico, debemos aplicar siempre la conducta PAS (Proteger, Alertar y Socorrer). En primer lugar, tenemos que proteger la zona para lo cual debemos detenernos en un lugar seguro que nos permita valorar la situación y asegurarnos de no correr riesgos propios o ajenos a la hora de actuar y así evitar que se generen situaciones de riesgo añadidas. A continuación, se debe alertar a los servicios de emergencia llamando  al 1-1-2 y facilitar toda la información que ayude a la localización del incidente; comunicar, con calma, al médico  o al enfermero coordinador del SUC todos los datos que nos solicite en relación a los heridos y su estado, prestando especial atención a sus niveles de consciencia, su respiración y movilidad. Finalmente seguiremos las indicaciones del coordinador sanitario del SUC sobre las acciones a seguir en cuanto a seguridad y a la primera asistencia a los afectados hasta la llegada de las ambulancias.

 

Cuando el herido se encuentra atrapado es recomendable, si no existe riesgo y siempre que sea posible, apagar el contacto del vehículo, contestar a todas las preguntas del coordinador sanitario del SUC y seguir sus indicaciones hasta la llegada de los diferentes recursos de seguridad y emergencias, ya que, especialmente en estas situaciones, actuar de forma incorrecta puede empeorar gravemente el alcance de las lesiones que en un primer momento ha podido sufrir la persona accidentada.  

 

Cuando el afectado sufre un traumatismo craneal y/o de columna vertebral o fractura de miembros, el Servicio de Urgencias Canario recuerda que es vital no movilizarlo a no ser que sea absolutamente necesario por su seguridad y siempre tras las indicaciones del coordinador sanitario. Asimismo, es muy importante vigilar constantemente su evolución para percatarse de cualquier cambio en su nivel de conciencia o respiración informando de los mismos inmediatamente al coordinador sanitario del SUC.

 

En el caso de que el accidente de tráfico le haya producido al afectado alguna contusión, esguince o fractura en alguna extremidad es importante inmovilizar la zona afectada siempre siguiendo las indicaciones que el SUC nos dé mediante teleasistencia. Además, nunca se debe dar alimentos o bebidas a la víctima de un accidente grave.

 

Importancia del interrogatorio de emergencias

 

No se puede olvidar en este proceso que la batería de preguntas que realiza al alertante el operador del 1-1-2 que atiende la llamada y posteriormente el coordinador sanitario del SUC son vitales para dar la mejor asistencia posible al accidentado, ya que este ciudadano se convierte en “los ojos y las manos del SUC” hasta la llegada de los recursos de emergencia. Son precisamente los datos que él facilita los que permiten al personal que le asiste, identificar el tipo y el número de recursos sanitarios más adecuado a la situación.

 

Además, a la hora de realizar la alerta al 1-1-2 es imprescindible indicar, con la mayor precisión posible, el lugar donde se ha producido el accidente. Si ha tenido lugar en una autopista o autovía, es muy importante conocer el sentido en el que circulaban los vehículos ya que ello mejorará el tiempo de llegada de los recursos de emergencia.

 

Si bien la actuación de los primeros intervinientes es de vital importancia para mejorar la supervivencia de los heridos, no hay que olvidar nunca que antes de intervenir en un accidente de tráfico es fundamental nuestra propia seguridad, mantener la calma y transmitírsela a la persona accidentada, seguir las indicaciones que el SUC nos transmita y esperar a la llegada de la ayuda especializada. Nunca se debe actuar por intuición sin saber si se están realizando las actuaciones correctas y apropiadas a cada caso

Deje un comentario

Su e-mail no será publicado.

*

*

*