Santa Cruz de La Palma

Adfilpa denuncia que la playa capitalina no les permite el acceso al mar

Tras un año esperando las “mejoras prometidas” en accesibilidad de la playa urbana de la capital palmera "la situación empeora considerablemente".

Antes de la inauguración de la playa urbana, la Asociación de personas con Discapacidad Física de La Palma hacía llegar los defectos en materia de accesibilidad al Ayuntamiento de Santa Cruz de La Palma, tras un estudio que el propio consistorio había solicitado. En el mismo, se presentaban diferentes propuestas fáciles de llevar a cabo.

Desde Adfilpa señalan que "como, a estas alturas, todos sabemos…la playa urbana, que justamente por ser urbana, tiene que cumplir las medidas de accesibilidad, fue inaugurada por la entonces ministra de Agricultura y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, haciendo caso omiso a las leyes vigentes para playas de esta índole".

En ese momento el Ayuntamiento declaró que asumiría todas esas modificaciones propuestas y harían de esa playa una playa accesible porque “claro, la playa debía abrirse al público porque por unos pocos que no pudieran acceder no se iba a sacrificar al resto de la población”. 

En un comunicado señalan que "ha pasado algo más de un año, estamos a pocas semanas de la llegada del verano y el estado de la playa urbana es desolador. Las pasarelas están en pésimas condiciones, rotas y siguen siendo enrollables cuando deberían ser fijas, los elementos como las torres de vigilancia siguen mal ubicados y los socorristas no pueden hacer uso de ellas, algunas de las entradas a las playas perdieron sus accesos, las rampas están llenas de arenas, los baños accesibles están cerrados con llave y la entrada al mar sigue teniendo una pendiente imposible, no hay señales en braille que informen de los servicios de la playa, no hay información sonora para las personas con discapacidad auditiva… un largo etcétera". 

Además, "para colmo, el año pasado se disponía de un servicio limitado a tres horas diarias en horario matutino para hacer uso de las sillas anfibias que posibilitaban el baño a las personas con discapacidad física, ahora mismo este servicio no se está prestando".

Muestran su "indignación máxima ya que una playa urbana tiene (obligatoriamente) que incorporar al menos una silla anfibia así como muletas anfibias que lo permitan durante todo el año. Eso sí, se han instalado unos bancos de hormigón para limpiarse cómodamente los pies, pero al carecer de respaldo y reposabrazos son inaccesibles", concluyen.

Deje un comentario

Su e-mail no será publicado.

*

*

*