Santa Cruz de La Palma

Los gallos y gallinas destrozan bolsas de basura y jardines de la Urbanización Benahoare

Las aves asilvestradas buscan alimento entre las basuras depositadas en contenedores.

Siempre culpamos a los perros y gatos, tradicionales animales de compañía y a los que es más habitualmente ver merodear por zonas habitadas, de los destrozos que se puedan causar en distinto mobiliario urbano, los excrementos o las bolsas de basura abiertas y esparcidas.

Seguro que son en los primeros animales que pensamos para culpabilizar de esos destrozos, pero en el caso de la Urbanización Benahoare y aledaños al Barranco de Las Nieves, en Santa Cruz de La Palma, son los gallos y gallinas que allí habitan a los que hay que responsabilizar de esos desperfectos y despojos.

Un vecino nos ha hecho llegar la fotografía que acompaña a esta información, en la que se aprecia como varios ejemplares de las aves asilvestradas buscan alimento entre las basuras depositadas en contenedores, introduciéndose en su interior o rompiendo las bolsas depositadas junto a ellos.

A esta situación anti-salubre se une las graves molestias al descanso de los vecinos que denunciábamos en la jornada de ayer. Esta es una situación que se repite desde hace meses, en los que los gallos y gallinas han proliferado en el Barranco de Las Nieves, afectando a los vecinos colindantes.

Campan a sus anchas por vías y plazas, e incluso, si encuentran las puertas abiertas de los portales, llegan a introducirse dentro, acostumbrándose a la presencia humana, a la que ya no muestran ningún temor.

Concretamente estos animales se concentran entre la antigua gallera y el Barco de la Virgen, donde incluso, en contra de las ordenanzas municipales, muchos vecinos se encargan de suministrarles alimento, lo que ha provocado que su número se multiplique.

Han sido varias las ideas que se han aportado para intentar controlar la población de estos animales, como la recogida de los mismos, la creación de un gallinero en los huertos urbanos cercanos o incuso la utilización de piensos para esterilizarlos, pero lo cierto es que años después de que comenzara esta plaga, nada se ha podido resolver.

Deje un comentario

Su e-mail no será publicado.

*

*

*