Los Llanos de Aridane

La piscina municipal de Los Llanos abrirá de nuevo sus puertas en primavera de 2018

Una media de 1.000 usuarios al mes utiliza esta renovada infraestructura municipal.

La llegada del frío y la temporada de invierno han marcado el cierre temporal de la piscina municipal de Los Llanos de Aridane. Una infraestructura deportiva que abrió sus puertas en el mes de agosto tras sufrir un proceso de reforma integral. Una media mensual de 1.000 usuarios utilizan la piscina, que permanece abierta al público durante 6 días a la semana de 8:00 a 21:00 horas.

A lo largo de estos últimos meses, deportistas, aficionados y amantes de la natación han podido disfrutar de la nueva piscina que ha ofertado un amplio abanico de actividades acuáticas para todos los públicos, desde bebés hasta la tercera edad y que ha comprendido, entre otras, cursillos de aprendizaje y tecnificación, diferentes programas de entrenamiento deportivo y, por su puesto, nado libre.

La concejal responsable del área de Deportes, Lorena Hernández Labrador, se mostró “satisfecha de la buena respuesta que más de 3.000 residentes y visitantes han brindado a lo largo de los meses de verano y comienzos del otoño, acudiendo a diario a las instalaciones para hacer uso de una piscina que está en óptimas condiciones para la práctica deportiva”.

La edil adelantó que el compromiso del Grupo de Gobierno, sobre todo teniendo en cuenta la alta demanda existente, “es el de mantener abierta la piscina al público al menos durante 8 meses al año, siempre y cuando las condiciones climatológicas lo permitan”, por lo que confió es que la reapertura pueda hacerse a comienzos de primavera.

Lorena Hernández apuntó que “50 años después de su construcción y a pesar de los inconvenientes que supuso su cierre, los vecinos de Los Llanos de Aridane y los deportistas en general tienen a su disposición unas instalaciones que cumplen con los parámetros y demandas actuales de los usuarios, así como con la normativa de seguridad y todos los cánones y exigencias legales para disfrutar con plenas garantías de la misma”.

Asimismo, afirmó que “en estos momentos, y aprovechando el cierre de la piscina municipal el Ayuntamiento centrará sus esfuerzos en la búsqueda de soluciones operativas para que la compañía eléctrica subsane de una vez por todas los problemas que la caída del cable de alta tensión provoca en la actualidad, impidiendo la puesta en funcionamiento del acceso principal a las instalaciones”.

“Aún no siendo competencia municipal y entendiendo que es un problema ajeno al Ayuntamiento y en el que única y exclusivamente puede intervenir la compañía” matizó Lorena Hernández “lo cierto es que activaremos cuantos mecanismos sea necesario con el compromiso de que, a la mayor brevedad posible, podamos suprimir el acceso provisional”.

La reforma de la piscina municipal de Los Llanos de Aridane se inició en 2016, entre otros motivos porque el vaso de la piscina y las instalaciones presentaban serias deficiencias estructurales y no cumplían con la normativa vigente y de seguridad, lo que suponía a juicio de la corporación municipal un riesgo que era innecesario correr a pesar del perjuicio que suponía el cierre por reforma.

Tras concluir las obras, cuya inversión global superó los 576 mil euros, la piscina municipal abrió sus puertas al público gracias a un proyecto de remodelación que la hace accesible a personas con dificultades de movilidad, suprimiendo las barreras no sólo en la propia piscina donde se ha instalado una silla hidráulica sino en zonas comunes, vestuarios, aseos e, incluso, en las  zonas habilitadas para aparcamiento.

Deje un comentario

Su e-mail no será publicado.

*

*

*