Breña Alta

Demandan convertir la escuela de El Llanito en viviendas para alquiler social

Indican que se debe tener en cuenta que la mayor parte de estas escuelas y casas de maestros, ubicadas en zonas rurales de La Palma, están en desuso.

La Coordinadora Local de Nueva Canarias en Breña Alta, Ana María Pérez, demanda del Ayuntamiento que lleve a cabo las gestiones necesarias para proceder a la “rehabilitación y reforma de la antigua escuela unitaria en El Llanito”, actualmente en “estado de abandono”, para “convertirla en viviendas sociales de alquiler, para atender casos de emergencia social”.

Al respecto, la representante de NC ha señalado que se debe tener en cuenta que la mayor parte de estas escuelas y casas de maestros, ubicadas en zonas rurales de La Palma, que están en desuso, tienen más de cuarenta años y presentan deficiencias, como consecuencia de su abandono, como son: problemas de humedad por falta de impermeabilización o instalaciones eléctricas y de abastecimiento de agua en mal estado.

Para poder “poner fin a estas carencias y darles de nuevo un uso habitacional”, añade Ana María Pérez, somos conscientes de que sería necesario realizar una importante “inversión económica” que algunos ayuntamientos no pueden afrontar por sí solos, por lo que es necesario contar con “el apoyo de otras administraciones públicas” con competencia en la materia.

En este sentido, desde NC en Breña Alta, demandamos del Gobierno de Canarias que en el Plan de Vivienda de Canarias 2019-2022, que está en proceso de elaboración, se establezca una “línea de ayudas” destinadas a ayuntamientos con menos de 10.000 habitantes para “convertir las viejas casas de profesores y escuelas unitarias”, que no tienen uso y que hayan sido o deban ser desafectadas (es decir, que ya sean o puedan ser de propiedad municipal), “en viviendas de alquiler social destinadas a familias con escasos recursos”. Por ello, nuestra propuesta es que la administración autonómica financie, al menos, con un 50% el coste de rehabilitación de estas edificaciones.

Por último, comenta Ana María, es lamentable que se siga “mirando para otro lado” y que estas escuelas unitarias y casas de maestros, que no estén siendo usadas para el fin previsto o por colectivos vecinales y culturales, “sigan  sin ser rehabilitadas y ver renovadas sus instalaciones para convertirlas en viviendas sociales” que sean ofrecidas en alquiler social a familias con pocos recursos que llevan “años como demandantes de vivienda” y esperando porque algún día “la administración cumpla con el mandato constitucional del derecho a la vivienda”.

Deje un comentario

Su e-mail no será publicado.

*

*

*